“Caseta i hortet” (Expansión 28/6/16)

Pubilcado diario EXPANSION 28/06/2016 caseta-i-hortet-exp

El villanovense MHP Francesc Maciá con ” la caseta i el hortet” se refería a la sociedad se propietarios que en EEUU instauró el New Deal de Roosvelt, y aquí se inicia el desarrollo franquista en los años 60.
La inversión inmobiliaria es una de las inversiones preferidas por todos. Tenemos muy arraigada la creencia de que es una inversión inteligente y segura. De que a largo plazo el ladrillo no baja nunca. Esta creencia afecta a particulares y empresas.
Sabiendo que es un peligro creer en las estadísticas, he visto que el Indice de Precios de la Vivienda del INE, el de El Idealista y el de Tinsa coinciden bastante. Desde el máximo del 2007 a la caída hasta de un 40% a finales del 2014 (la caída de los locales es más grande y no digamos de las naves industriales). Es bien cierto que la subida del boom anterior fue importante(+144% Tinsa base 2001).
Quienes en enero del 2001 hubiera invertido en vivienda hoy (mayo2016) tendría una ganancia del 45%, en lugar de una pérdida del 14% sí va escoger invertir con el ebex35, parece pues que el ladrillo es mejor que la bolsa; pero si cogemos la evolución del E&P500 la ganancia sería del 65% sin considerar rentas y dividendos, y con el fondo Berksshire-A del 213%( menos 26% de cambio euro/dólar en los dos últimos)
En la inversión inmobiliaria hay que tener en cuenta dos cuestiones diferenciales importantes respecto a la bolsa: los gastos de mantenimiento y la baja liquidez, muy importante en momentos de necesidad.
En Cataluña igual que en el resto del mundo, a los empresarios nos gusta ser propietarios, puede ser a través de una patrimonial, de los locales donde se desarrolla la actividad comercial. Como todo, esto tiene ventajas e inconvenientes; entre ellos el riesgo del levantamiento del velo si vienen malos tiempos. ES preferible que la actividad se desarrolle en locales ajenos; y en caso de invertir en inmuebles hacerlo alquilando a terceros. Además así se ve mejor la rentabilidad de cada negocio.
Por lo que respecta al futuro, en las viviendas hay que tener en cuenta que la dimensión futura de los hogares va a la baja, si bien la inmigración ralentiza el proceso. En lo que se refiere a los locales comerciales, según el último censo de Barcelona (2014) en el casco antiguo había un 10% de locales vacíos, a Horta Guinardo un 27%, no tengo datos de otros barrios pero es fácil de imaginar. La realidad es que en el inmobiliario comercial hay, aparte de la crisis, una serie de factores estructurales a tener en cuenta: concentración de operadores creando clusters (comercio llama al comercio) y migración de consumidores hacía el canal online.
En todo caso, hay que recordar aquello de “no poner todos los huevos en la misma cesta”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *