RELEVO EN INDITEX (VIAempresa 7/12/21)

La familia empresaria Ortega es la propietaria de la más gran empresa española: Inditex. Su fundador, Amancio Ortega (84), con un perfil de comunicación muy bajo a pesar de ser uno de los hombres más ricos del mundo, ha sabido rodearse de gente más que capacitada, como ha sido Pablo Isla, y antes Jose Maria Castellanos. Ha sabido ir ejecutando como quien no hace nada su relevo. Es el que se conoce como un predecesor embajador, capaz de dar un paso al lado, dejar espacio a los que le sustituirán (sean familiares o no) y estar disponible cuando y para lo que se le necesite.

El relevo en la propiedad, compartida con su ex mujer Rosalia Mera, a la que conoció cuando los dos trabajaban de empleados antes de cofundar Inditex, estará acompañado por la cotización en bolsa, lo que da liquidesz a las participaciones; y además es una muestra de profesionalización en el funcionamiento de la empresa, un gran atractivo para atraer y retener talento.

l relevo en la familia empresaria parece que recaerá en la hija de su segundo matrimonio con Flora Pérez (65), a la que conoció siendo encargada de una de las tiendas de Zara a La Coruña (y es que Cupido dispara sus sagetes cuando y dónde quiere), Marta Ortega. Esta tiene un perfil más mediático que su predecesor, iniciado con su actividad como amazona, seguida por su primer matrimonio con el jinete Sergio Álvarez, con el que tuvo un hijo, y posterior con Carlos Torreta, con el que ha tenido otro hijo. Recientemente, ha sido protagonista de un importante reportaje en el Wall Street Journal, àmplament reproducido con fotos de portada a la revista Hola.

Marta Ortega se convertirá el próximo 1 de abril en la presidenta del consejo de administración de la empresa con más capitalización del IBEX (90.000.000.000 de euros, casi un 50 % más que la siguiente, 22/9/21) en sustitución de Pablo Isla. El hecho de ser una empresa cotizada obliga a ser especialmente cuidadosos con la comunicación de los hechos sustanciales que afectan el gobierno de la empresa; hacerlo con antelación transmite una sensación de planificación y da seguridad. El anuncia ha sido recibido con una caída del 6% en la cotización.

a vértigo pensar en la responsabilidad que cogerá con su experiencia, cuando tendrá solo 38 años. Porque el cargo de presidencia del consejo de administración no es decorativo. Dejando aparte el que dice la ley de sociedades de capital y el código de buen gobierno de las sociedades cotizadas, su papel es clave. Tiene que moderar los debates para asegurar una participación efectiva de todos los consejeros, y que todos los temas han sido debatidos de forma adecuada, y que los objetivos de cada tema se han logrado. Conviene, que sea diferente del consejero delegado y director general (que no siempre pasa a todas las empresas familiares) para evitar que sea al mismo tiempo juzgo y parte. Su papel es clave en la evaluación de los consejeros y del funcionamiento del mismo consejo.

Marta ha trabajado a la empresa familiar, si bien no ha logrado cargos directivos. Y es que no es necesario que los propietarios familiares dirijan el día a día del negocio, pero sí que conozcan la empresa. Y que tengan muy clara la diferencia entre propiedad, gobierno y dirección. Los accionistas de Vueling, por el hecho de serlo no están habilidades para pilotar los aviones; y no es el mismo pilotar un avión que dirigir el tráfico aéreo.

Su hermanastra Sandra Ortega (51) parece que tiene un 5% del capital, cosa que le permite cumplir uno de los requisitos para disfrutar de los beneficios. ¿Cuál es la relación entre ellas? Y es que las relaciones siempre son importantes, pero para la continuidad de las empresas familiares encaró más; y a la familia los sentimientos pueden ser más intensos, para bien y para mal. Sandra tiene un perfil mucho más bajo, y está muy centrada en la atención a su hermano Marcos (48) con parálisis cerebral.

La tercera generación de la dinastía tiene de momento cinco integrantes, tres de Sandra y uno de cada uno de los cónyuges de Marta; con una diferencia de casi veinte años entre el más grande y el más joven. El relevo de la segunda a la tercera generación dicen que es más fácil que el de la fundadora a la segunda, porque en este caso no hay experiencia previa propia. Pero parece que el sentido común, que es lo menos común de los sentidos, de Amancio Ortega permite albergar buenas esperanzas en el buen fin del primer relevo a Inditex.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.