INDICADORES CLAVE DE RENDIMIENTO EMPRESA FAMILIAR (viaempresa 26/1/18)

PUBLICADO VIAEMPRESA 26/01/18

La empresa familiar ha de ser eficiente, es decir que ha de hacer las cosas bien. INDICADORES CLAVE RENDIMIENTO EMPRESA FAMILIARPero sobre todo ha de ser eficaz, es decir que ha de obtener resultados a un coste asumible. Y para ser eficaces es de gran ayuda acertar con los ICR (Indicadores Clave de Rendimiento), más conocidos por el anglicismo KPI (Key Performane Indicators). Han de ser los indicadores de la salud de la empresa familiar o departamento, al igual que la presión sanguínea y el ritmo cardiaco lo son de la salud de una persona.
No se trata de muchos datos, sino de los datos adecuados. Hoy en día la tecnología permite acceso casi inmediato a una cantidad de información prácticamente ilimitada. Hay quien se gana la vida vendiendo la ilusión de que con el big data mining (minería de datos masivos) encontraremos la piedra filosofal que convertirá en oro todo lo que toca. Y esto puede llevar a la parálisis por análisis.
Hay que aprovechar la tecnología para podernos adentrar en el análisis de la descomposición de los indicadores, para descubrir la causa última y real de las desviaciones. Por ejemplo, la caída de ventas puede ser debida a la disminución del número de pedidos, del número de líneas por pedido, del número de unidades por línea, o del precio por unidad, Pero no se ha de confundir esto con la concreción del numero de ICR.
Para determinar cuales son los ICR de cada empresa familiar en concreto es de utilidad descomponer hasta el último componente la fórmula de hacer dinero de cada negocio en concreto. Cabe en una pizarra. Lo que se trata, una vez descompuesta hasta el último integrante, es de escoger cuales son los elementos que nos conviene controlar de forma cercana en función de los objetivos determinados por la estrategia establecida.
Hay indicadores fácil de determinar la forma de medir, como podría ser la cifra de ventas o existencias. En otros, la forma de medida es más dificultosa, como por ejemplo en la satisfacción de clientes o empelados.
Entre los ICR de cualquier empresa está la caja. La caja es muy importante, porque su falta puede llevar a la muerte súbdita de la empresa. Mientras hay caja hay esperanza. Mientras hay caja la empresa familiar se puede reorientar, reestructurar o cerrar ordenadamente.
Un tema muy importante es el de la fiabilidad de la información. Al igual que en las redes sociales corren muchas noticias falsas, lo mismo puede pasar con la información empresarial. Hay la peligora tendencia a creer que la información que escupe el sistema informático va a misa. También hay el riesgo de confiar en exceso en las personas, y no confirmar de propia mano la validez de la información clave. Tan peligroso como no acetar en la determinación de los <icr adecuados, o incluso más, es que estos nos den una información no fiable. Si en el barco no tenemos sonda a lo mejor navegaremos con precaución; pero si la tenemos y nos da una información falsa es más fácil que embarranquemos la nave, y si es contra las rocas tal vez será el final de la empresa.
Por último, recordemos que lo que se controla, por el simple hecho de hacerlo, suele mejorar; al menos en una etapa inicial. Esto ya lo descubrió Frederick Taylor hace más de un siglo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *