¿MORIRÁ LA NAVIDAD? (Expansión 19/12/22)

La asistencia a las Iglesias está cayendo en global, pero la Navidad parece invulnerable; y cada vez tiene más seguidores, incluso no cristianos. Todo el mundo celebra la Navidad, pero no todo el mundo sabe lo que celebra. El 25 de diciembre no es la fecha real de un nacimiento que cambio a historia de la humanidad. La Iglesia decidió celebrar el nacimiento de Cristo aprovechando la fiesta pagana del solsticio de invierno, el 25 de diciembre, en el que los romanos celebraban el «natalis solis invicti» (nacimiento de un nuevo sol) dentro de las Saturnales, en honor del dios de la agricultura Saturno, en las que se intercambiaban regalos después del día más corto del año.

En muchos lugares el día de Navidad era hasta mediados del siglo XIX un día laborable. Charles Dickens le dio un impulso con “un cuento de Navidad” (1843) y le añadió unas notas de denuncia social. Los americanos le añadieron el Papa Noel (Santa Claus), transformando al San Nicolás que recogía para los necesitados; personaje que contribuyo al asentamiento de la Coca-Cola como una marca mundial. Se incorpora el germánico árbol olvidando su raíz con “el árbol de la cruz”, lo que ayuda a quitarle peso religioso a la festividad, convirtiéndola en una fantástica oportunidad para el márquetin. Relacionada está la tradición del tronco de Navidad, conocida en Catalunya como “caga tío”.

Hace sonreir, por no decir llorar, ver que tantos defensores acérrimos de la lengua y cultura catalana olvidan que su origen está en la religión cristiana (no podemos olvidar al Abad Oliba) de la que han abandonado la práctica y creencia. En importante mantener las tradiciones culturales, como el “caga tío”, “los pastorets”, “el pesebre” y los villancicos; pero para aquellos que creemos en el Dios cristiano más importante es participar en las celebraciones comunitarias de la fe.

Después del Domingo de Resurrección, la fiesta mas relevante para los cristianos es la de la celebración de Dios hecho hombre. Creer que una virgen da a luz a Dios hecho hombre es tan difícil como en la resurrección de Jesucristo: va contra la lógica de la ciencia, pero no contra la de la razón. De todas formas debe recordarse que fe sin dudas dudosa fe.

Depende de cada uno decidir como celebra la Navidad, porque la fe se propone, pero no se impone; esto no quiere decir que tengamos que dejar la educación de la fe de las próximas generaciones en manos del estado ni del libre albedrio; igual que a los niños les damos alimento físico sin preguntarles si lo quieren o no, debe hacerse con los espirituales. La familia es el crisol de los valores y creencias, si bien después son tamizados por influencias externas como la escuela y los amigos.

Hace poco más de un año que la comisión de igualdad de la UE recomendó, sin éxito, que no se hiciese referencia a la Navidad ni se felicitase el acontecimiento que recuerda el nacimiento de Cristo, sino que simplemente se hablase de días de fiesta o del año nuevo. El argumento es que en Europa hay gente de otras religiones que se podían molestar. Cada vez hay más control ideológico en linea laicista.

Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo a todos!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.