FORMAR ACCIONISTAS (El 9Nou 30/12/22)

Uno de los retos para la continuidad de las empresas familiares es la formación de accionistas responsables, presentes y futuros, conscientes de sus derechos y deberes, interesados e implicados en el futuro de la empresa, trabajen en ella o no. Y la responsabilidad de este reto es del consejo de familia, o persona que haga sus funciones, y del gobierno de la empresa.

Igual que para el éxito del proyecto empresarial es esencial la formación e implicación de los colaboradores, también lo es de los accionistas actuales y futuros. En las empresas cotizadas, además de las juntas anuales, se hace lo que se conoce en el argot como “roadshows” (presentaciones itinerantes) para mantener informados e interesados a los posibles accionistas. Pues similar se ha de hacer en las empresas familiares ¿Cómo queremos que los accionistas estén interesados si no nos preocupamos de enamorarlos, de hacer actividades informativas interesantes y atractivas?

Si no tenemos accionistas formaos que entiendan lo que es una empresa, que diferencien entre beneficios y caja, que tengan implicación en un proyecto a largo plazo más allá de recibir dividendos ¿cómo queremos que arrimen el hombro cuando vengan crudas y no haya reparto de beneficios, o cuando se tengan que reinvertir para garantizar el futuro?

Los accionistas de una empresa cotizada suelen estar muy de paso en función de la cotización; pero los de las empresas familiares tienen más difícil la salida pacífica, es decir que lo son a mas largo plazo. Esto es una ventaja y un peligro. Peligro porque se puede ir dejando para mañana su formación, pensando que “después de un dia viene otro” al dar por supuesta su permanencia. Una ventaja porque si la relación es a largo plazo es más fácil planificar.

La formación de los accionistas familiares empieza en casa, como futuribles. ¿Qué valores se les transmite? ¿Cómo, cuándo y de que se habla en la familia sobre la empresa? ¿Se transmite sólo lo negativo (problemas, dolores de cabeza, cansancio ,…) o también lo positivo (creación de puestos de trabajo y riqueza, superación de retos …) de tener una empresa? Los valores y el amor se transmiten principalmente en el hogar, y la pareja progenitora puede tener un papel fundamental.

Los accionistas formados tienen muy clara la diferencia entre propiedad, gobierno y dirección; simplificando, la propiedad decide cual es el negocio y escoge al gobierno, el gobierno decide la partitura y el director, este dirige la orquesta. Los accionistas formados saben que han de preguntar en la junta general.

Hay cosas como los valores y el amor por la empresa, que casi sólo los puede transmitir la familia. Otras como las peculiaridades del negocio se adquieren en la empresa principalmente. Pero hay conocimientos que es más fácil adquirirlos afuera, desde los de empresa como son la contabilidad y el marketing entre otros, que tienen mucha formación reglada en las universidades y escuelas de negocios, hasta los de familia empresaria que suelen ser menos frecuentes.

Los accionistas de empresa familiar además de estar formados en temas de empresa y de negocio lo han de estar en los de familia empresaria. Porque no es lo mismo estar de socio con extraños que con personas con las que se tiene una relación que viene de lejos y que continuará de por vida (te puedes enfadar con la familia, pero no borrar). Relación en la que los sentimientos están muy presentes. Han de saber que retos deberán afrontar como accionistas familiares, y que herramientas tienen para hacerlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.