EMPRESARIOS: UN PASO AL FRENTE (Viaempresa 10/11/20)

Hace tiempo que cada vez se escuchan más quejas sobre los políticos; y en más entornos, empresariales incluidos. Están en buena parte fundadas, y hacen patente la necesidad de reformar de forma drástica y urgente nuestro sistema político. Digo reformar y no sustituir; porque la democracia es, a largo plazo, el menos malo de los sistemas políticos.

La covid-19 ha aumentado estas quejas. Ha supuesto una situación con graves costes sanitarios, económicos y psicológicos. Hay riesgo de explosión social, puesto que la economía no volverá a nivel pre-covid hasta 2022 como muy pronto. La renta mínima vital es oportuna, pero la mejor ayuda social es ofrecer puestos de trabajo. Necesitan preservar el tejido empresarial generador de puestos de trabajo, y su competitividad a escala internacional. Y por eso hace falta que las empresas logren una estructura financiera adecuada, y que se puedan adaptar rápido al cambiante nivel de actividad.

Necesitamos una política general, económica y fiscal que mire más allá de la simple reapertura de los centros de trabajo. Que mire a largo plazo generando emprendeduría, ocupabilidad, seguridad jurídica, justicia rápida y administración eficaz.

Los empresarios de verdad saben que se tienen que utilizar de forma eficaz los recursos limitados, con transparencia y rendición de cuentas; que el dinero no cae del cielo, que hay que escuchar al público objetivo, cuidar a los colaboradores y capacitarlos para el futuro. Que tienen que ganarse de forma constante la confianza de todos los stakeholders.

Los empresarios de verdad que antes de actuar se tiene que hacer un diagnóstico completo y riguroso; que hay que aprender de las mejores prácticas de la competencia, otros sectores y países. Saben lo que es liderar equipos profesionales y proyectos; crear y buscar oportunidades; crear riqueza. Que por eso es necesario establecer una hoja de ruta con hitos a corto, medio y largo plazo.

La gestión del escenario post covid-19 supera la capacidad, preparación y experiencia de la mayoría de nuestra clase política, que en muchos casos no ha trabajado en el sector privado y menos todavía ha liderado un proyecto sometido a la realidad del mercado. Por lo tanto, es necesario que los empresarios participen en el diseño y la ejecución de la realidad post covid-19 de nuestro país. Es necesario que los empresarios vayan más allá de sus empresas y den un paso adelante!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *