UN FINAL FELIZ (Viaempresa 11/9/20)

Con la serie de Historias diabólicas hemos visto los siete pecados capitales de la familia empresaria: el olvido, la confusión, la adenización, la incomunicación, la desafección, la improvisación, y la soberbia. Pero la familia empresaria puede tener un final feliz si busca la ayuda de sus ángeles protectores para luchar contra sus demonios. Estos son los siete ángeles protectores de las familias empresarias, y los tres arcángeles que los refuerzan.
El exorcismo, que empieza con el conocimiento por parte de todos los miembros de la familia empresaria, trabajen o no en ella, sean accionistas o no, de sangre o añadidos, de la existencia de los demonios y de la necesidad de hacerles frente.
El genograma, que ayuda a aflorar las relaciones, intereses y roles de los integrantes de la familia empresaria; y las normas y límites de esta.
El diagnóstico de las fortalezas y áreas de mejora de la empresa y de la familia; centrado en cuatro pilares: negocio, estructura, comunicación y protocolo. Aprovecho para ofrecer un auto-diagnóstico gratuito online en https://bowfc.com/ca/diagnos/.
El árbol de decisión, que ayuda a tomar éstas con racionalidad, teniendo en cuenta todas las alternativas y puntos de vista; y claros los criterios de decisión.
Los tres círculos de la empresa familiar: empresa, propiedad y familia, que nos ayudan a comprender que hay diferentes intereses y puntos de vista legítimos; porque «no lo ve igual el familiar accionista que trabaja en la empresa, que el que no trabaja en ella».
El canvas, herramienta que sirve no sólo para poner blanco sobre negro el modelo de negocio, sino también las relaciones entre la empresa y la familia. ¿Qué pueden esperar la una del otro? ¿Qué están dispuestas a aportar?
La constitución, o protocolo familiar, marco normativo «a medida» que la familia empresaria establece para regular las relaciones entre la familia y la empresa, en previsión de reducir la intensidad y duración de los inevitables conflictos que antes o después hay en toda relación de larga duración. Conflictos que pueden tener que ver con cuestiones de poder (quién manda…), trabajo o dinero (dividendos, liquidez…) principalmente.
La comunicación, primero y principal de los arcángeles, que protege a la familia empresaria. Sin comunicación sincera no funciona ninguna otra herramienta. La comunicación es más que hablar, es más que escuchar; es entender al otro.
La planificación, porque igual que se tienen que planificar las cuestiones de negocio, hay que hacerlo con las de familia empresaria. Especialmente en el tema del relevo a la dirección, gobierno y propiedad.
Las estructuras que dan solidez al edificio porque este pueda crecer; porque «no es lo mismo la empresa del fundador que la de los primos». Hay que construir con antelación estructuras profesionales, adecuadas y eficaces, en la empresa y en la familia.
Estas son las diez herramientas que la familia empresaria tiene para vencer a los demonios que la atacan, y así aumentar las probabilidades de su continuidad. Estas son las herramientas que ayudo a implementar a las familias empresarias, y sobre las que trata el libro Ángeles y demonios de la familia empresaria, del que están extraídas las historias diabólicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *