ROPA SUCIA (Diari de Girona 1/5/21)

Dentro de la política de perfil bajo mantenida por muchas familias empresarias, de no llamar la atención, hay la de “limpiar la ropa sucia en casa”. Estas comprensibles y recomendables políticas pueden llevar a no buscar ayuda externa cuando esta puede ser de utilidad o incluso imprescindible para superar retos o conflictos. Aceptar ayuda exterior ya es un buen paso, la resolución de muchos problemas empieza por el reconocimiento de su existencia.
Hay que establecer canales de comunicación y detectores de humos, para localizar los fuegos lo antes posible. La falta de comunicación entre la familia y la empresa, qu ene la familia no se hable de forma adecuada de la empresa, es un indicador de posibles problemas.
Igual que de forma periódica hay que hacer revisiones médicas, lo mismo pasa con las empresas; y en las familiares, además de al negocio hay que prestar atención a la familia. Igual que hay especialistas en márquetin, informática, fiscalidad o producción; los hay en familia empresaria, mediación o terapia.
Al escoger asesoramiento conviene analizar más de una alternativa y tener en cuenta la química personal. Esto último es más difícil, ya que conviene que sea en relación a todos los integrantes de la familia empresaria. Porque son estos los que han de construir su solución, el externo hace como las comadronas en el parto: ayudar.
Esta ayuda puede consistir en colaborar en que la familia empresaria haga cosas en común, como puede ser establecer o revisar la constitución o protocolo familiar, es decir las normas que regules las relaciones bidireccionales entre la familia y la empresa. Para hacerlo la familia ha de tener confianza, es decir que ha de reconocer en los demás responsabilidad, capacidad e interés sincero por ellos. Poner en común porque continuar siendo familia empresaria, el reparto de beneficios, la liquidez de las participaciones o la toma de decisiones es una buena forma de acercar a los continuadores a la realidad de continuar siendo socios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *