JORI ARMENGOL – I (VIAempresa 12/3/21)

La póliza de seguro más antigua de la que se tiene conocimiento data de 1347 y cubría un viaje marítimo entre Génova y Mallorca, asegurando su mercancía. En Jori Armengol y Asociados, la póliza más antigua que tienen (la número 2.503) fecha de 1892, es decir, de antes de la pérdida de Cuba y Filipinas. El negocio lo comenzó Josep Armengol Planas que, al cobrar el seguro de un barco que se le había hundido, vio que podía haber negocio y se convirtió en uno de los primeros corredores de seguros de España. Todavía mantienen clientes de aquella época.
Su hijo Josep Maria se especializó en empresas textiles. Cuando había un incendio en una industria textil, los bomberos los llamaban directamente porque casi seguro que ellos eran quienes llevaban el seguro. Tuvo dos hijas y un hijo que murió en la Guerra Civil, mientras el resto de la familia se refugiaba en Suiza.
Uno de los yernos era Amadeu Jori Rogés, que iba para periodista, como su padre Romà Jori, que siendo director de La Publicidad, el más leído de la época en la Ciutat Condal, envió al entonces joven Josep Pla de corresponsal a París ahora hace poco más de 100 años. Pero siguió los cantos de sirena del suegro y se incorporó al negocio, del que se hizo cargo en 1960. Tuvo dos hijos y dos hijas. Siguiendo la tradición de la época, las hijas recibieron patrimonio y los hijos se incorporaron al negocio. Un año después de su muerte, su hijo Amadeu compró su parte al heredero.
Es importante poner por escrito la historia de la familia empresaria para evitar que se olvide; incluyendo en la versión interna los temas tabú. Es importante que las siguientes generaciones familiares sepan por qué surgieron retos familiares y empresariales y cómo se superaron.

El negocio
A finales de los años 70, entran las multinacionales al mercado español y hunden los precios, Jori Armengol reacciona apostando por la dimensión, internacionalizándose y entrando con asociación con grupos extranjeros. En 1986, se constituye como SA. El sector textil entra en crisis de forma radical con la entrada a la Unión Europea, pero supieron diversificar sectores. En 1991, se abre oficina en Madrid y, en 2019, en Bilbao.
En 2019, se adquirieron dos corredurías de seguros por cerca de dos millones de euros, hecho que explica la mitad de su aumento de facturación del 10%, hasta los 43 millones de euros de primas recaudadas (30% en Madrid; 50% riesgo internacional), con 5,5 millones en comisiones y un 16% de beneficios antes de impuestos, con 60 trabajadores. Se establece un plan estratégico 2025 con el objetivo, que todavía se mantiene, de llegar a los 100 millones de primas con crecimiento orgánico, más absorciones de corredurías que tengan el mismo ADN (pensar a largo plazo y cuidar la relación con los clientes), llegando a ser 85 profesionales; y con un fuerte crecimiento del ramo de seguro de crédito comenzado en 2003, del que realizan la espín-off operativa Jori Credit Solutions, liderada por un no familiar: Javier Oviedo, exalto directivo bancario, a quien conocían desde hacía años, que se incorporó, hace cinco, para cubrir la vacante de un buen profesional fichado a golpe de talonario por un competidor internacional.
En 2020, la caída del mercado se estima en el 10%. A pesar de todo, se ha crecido hasta los 50 millones de primas, seis millones en comisiones y el 18% de beneficios antes de impuestos. Compraron tres corredurías y, para este 2021, ya están en la fase final de selección de tres más de entre 60 iniciales.
Son muy «zapatero en tus zapatos». Esto no quiere decir inmovilismo, sino adaptación dentro del mundo del seguro. «Sabemos de seguros y lo sabemos hacer muy bien». Han pasado de asegurar daños materiales a hacer seguro de crédito, logística, cibernética y de responsabilidad civil. El mundo está en constante cambio: el cambio climático está aumentando las catástrofes naturales (los temporales Gloria y Filomena son ejemplos cercanos). El riesgo de pandemia estaba excluido de los seguros de pérdida de beneficios, pero no necesariamente en los de acontecimientos (Wimbledon pagó 1,7 millones de prima y ha cobrado 114). Lo que sí ha hecho la covid-19 es aumentar los ciber-riesgos.
Hace 10 años, se preveía que la competencia online se comería sectores como el seguro de coches y están ganando más que nunca. Los clientes valoran mucho que al final haya un experto; sobre todo, en el caso de seguros de empresas, que son muy poco estandarizables. «La peor competencia es la de los bancos que chantajean ilegalmente a sus clientes cuando necesitan financiación, y, además, con precios abusivos».

Las personas
Amadeu Jori Armengol (75), es el integrante de la cuarta generación. Licenciado en Derecho en la Universitat de Barcelona, y en Técnicas Empresariales por ESADE. Esquiador con pedigrí. Presidente de la ASCEF (Asociación Catalana de la Empresa Familiar) desde 2017. Se hizo cargo del negocio en 1982 siendo cuatro personas, y en 2015, siendo 40, dejó todas las tareas ejecutivas. Dice que «se tiene que hacer el dejar de hacer; si no, te metes aunque no quieras con los que vienen detrás». En estos momentos de tanta incertidumbre, recomienda a las familias empresarias intentar salir adelante, innovar en todo lo que haga falta; pero recuerda las palabras de Antonio Gallardo (Almirante): «Si fabricando camisetas no te ganas la vida, valla la fabrica y móntala de otra cosa».
Marc Jori Olivella (52), ingeniero industrial en la Universitat Politècnica de Catalunya, Programa de Dirección general por el IESE. De 1995 a 2005, trabaja en la multinacional de componentes para el automóvil Trelleborg. «Trabajar fuera permite ver mundo. Una multinacional no tiene nada que ver con una pyme, no eres nadie a menos que seas un pelota de tu jefe. Trabajando para la familia, ves mejor la recompensa del esfuerzo. En una empresa familiar, todo el mundo nota más los valores y se piensa a más largo plazo». Se incorpora a la empresa familiar en 2006 y en 2010 se hace cargo de la oficina de Barcelona. En la empresa familiar necesitaban a gente muy bien preparada, y él era un alto directivo que empezaba a estar cansado de viajar tanto. Se incorporó como director técnico en un momento muy propicio, puesto que se estaban haciendo muchos seguros de energías renovables.
Ferran Jori Olivella (51) CEO y presidente ejecutivo. Graduado en Administración y Dirección de Empresas por el INESE, Programa de Dirección general por el IESE, MBA por ESADE. Desde los 15 años, ya iba a trabajar allí los veranos. En 1993, mientras estudiaba Derecho, le dijo a su padre: «Sé que no tengo experiencia previa fuera, pero quiero entrar directamente porque es lo que me gusta». Lo pusieron a prueba entrando como un comercial puro y duro, picando piedra; pero ya había vendido; las primeras pólizas las vendió a los 16 años a los amigos que se compraban un ciclomotor. Dice que «como era el hijo del dueño, era quien más tenía que vender». Lo enviaron seis meses a Madrid a poner a tono la oficina. En 2010, es nombrado director general, y, en 2015, asume la presidencia del consejo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *