EMPRESAS FAMILIARES ZOMBI (Viaempresa 2/11/20)

Cada cambio supone una crisis, y según los chinos esto es un peligro, pero también una oportunidad. Sin cambio no hay crecimiento. Todo esto está muy bien, pero cuando te toca de cerca recibir, maldita la gracia que te hace. Es humano buscar la estabilidad y huir de los cambios, y más a medida que te haces más mayor; como persona y como empresa. Es de libro el ejemplo de Kodak, que tenía la tecnología de la fotografía digital pero la guardó en el cajón para no echar a perder el negocio que tan bien funcionaba; o el de Nokia que hizo lo mismo con la tecnología de los smartphones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *