EL MUNDO EN 2022 (VIAempresa 3/1/22)

Para planificar hay que hacer previsión del futuro. Como este es incierto algunos dicen que planificar es una pérdida de tiempo. El futuro tiene pocas certezas, más allá de qué será diferente del previsto, y que «dentro de ciento años todos calvos». Los césares romanos tenían a los augures para adivinarlo observando el vuelo de las aves o sus entrañas. Los emperadores chinos hacían interpretar los posos de té. Alejandro Magno consultó el oráculo de Delfos antes de iniciar sus conquistas. Algunos piden que se los echen las cartas. A mí me gusta leer el informe anual de The Economist, que incluye en que se equivocó a la predicción anterior.

Salimos de un año en el que la pandemia ha dominado otra vez, la inflación ha aparecido bruscamente (la Reserva Federal ha previsto tres aumentos de tipos, reconociendo que es una sería amenaza) y las cadenas de suministro se han tensat. La imagen de los aviones despagant de Kabul. Los ciberatacs. La covid también ha acelerado cambios que ya estaban iniciados, y ha aumentado la tensión entre los dos grandes poderes mundiales: los EE.UU. y la Xina.

De cara a los 2022 hay diez tendencias a observar:

Democracia y autocracia

En Europa un invierno de escasez energética con precios altos y posibles cortes de suministro enfurecerá a los votantes y asustará a los políticos, facilitando los demagogos populistas dominados por resentimientos y guerras culturales. Trump volverá a ser candidato en 2024. Las ciudades ganarán poder. La rivalidad entre los EE.UU. y China dominará el escenario. Esta hace publicidad de que su sistema de partido único da más orden y prosperidad que las democracias occidentales. Más de un país en desarrollo puede dudar de hacia donde tirar.

Las democracias occidentales parecen más disfuncionals que la autocràcia china; pero la política antitecnològiques y de no reaperturas postcovid chinas puede girar la tortilla. La mayoría de los escenarios históricos de disrupción de poder mundial acaban en guerras; no es inevitable, pero requiere un gran esfuerzo. En los polarizados EE.UU. hay acuerdo de ser firmes con China. ¿Cómo reaccionarán aquellos, si esta ataca a Taiwán? Las elecciones en Brasil, Kenia, Filipinas e India pueden ser turbulentes. Las de Francia y Australia, tenses. El Partido Nacionalista Escocés ponerà en vigor una ley por la cual se puede castigar con hasta siete años de prisión la expresión de opiniones inflamatòries o insultants, incluido en conversaciones privadas en el hogar, aunque no causen daño ni tengan intención de incitar a actuar. Los autócratas continuarán actuando contra los disidentes, incluido en el extranjero.

2.- Cambio climático.

La escasez y los aumentos de precios acabarán con el idealismo de las políticas energéticas, consistente con fijar ambiciosos objetivos de recorte de emisiones a largo plazo con poco coste a corto. Las nucleares reavivarán. Las baterías de hidrógeno y la captura de CO₂ pueden ayudar, pero no llegarán a tiempo. Los impuestos aumentarán para poder hacer las inversiones necesarias. Gran Bretaña ha reabierto las centrales térmicas de carbón. Los electro-estados (el Congo produce el 70% del cobalto) pueden ser más volátiles que los petroleros. Los países emergentes son responsables del 70% de las emisiones de CO₂, pero no tienen ni el dinero ni la innovación para crear sistemas energéticos limpios. A medida que más emprendidas adoptan objetivos de emisiones cero aumentará la presión por más señas y transparencia, y la regulación al respeto.

De pandemia a endémica

La pandemia de la Covid-19 se convertirá en endémica. La proximidad de los humanos con los animales, las ciudades pobladas y los viajes globales pueden hacer que el próximo ataque patógeno esté cerca. La rapidez al desarrollar vacunas ha sido un triunfo de la ciencia (la de la polio tardó veinte años desde las primeras pruebas hasta la licencia), pero mucha gente ha adquirido la inmunidad por haber sido infectados. Estamos expuestos a la reinfecció, si bien con menos virulencia. El peligro pueden ser las nuevas variantes. La covid todavía puede causar millones de muertos a tercer mundo, y crear una sensación de apartheid vacunal. La pandemia ha agravado el problema de la obesidad infantil (27% en África, 48% en Asia), lo que traerá además impuestos sobre bebidas azucaradas, revisión de dietas escolares y a considerarla una dolencia.

Inflación

La mayoría de los bancos centrales y economistas han dicho que la inflación es temporal. El mundo desarrollado no ha visto inflación significativa desde la crisis del petróleo de los años 70. Los tipos de interés tardan un año y medio al afectar a la economía. Las ayudas fiscales en muchos países mantendrán la economía caliente, los problemas de suministro pueden continuar; y la pandemia no se ha acabado y pueden volver los confinamientos. Los mercados están nerviosos. Si la normalidad no vuelve en 2022, la alternativa es un doloroso ajuste económico; no hay campo para repetir las políticas de estímulo.

La subida de intereses para parar la inflación puede aumentar el coste de la deuda de los estados, empresas y particulares. Para pagar la deuda los gobernantes pueden considerar subir los impuestos o establecerlos sobre importaciones o emisiones. Una crisis de deuda es difícil, menos en Argentina, porque esta es mayoritariamente en monedas locales. Los intereses reales negativos y la inyección monetaria invitan a invertir en activos de riesgo. Es fácil olvidar la punzada de las .com a finales de los 90. Si el crédito no se restringe ni sube su coste las quiebras empresariales se mantendrán bajas; en otro caso se pueden disparar.

Trabajo híbrido

Mayor productividad, trabajadores más contentos o menos emisiones son algunas de las ventajas del teletrabajo. A muchos trabajadores les gustaría teletrabaja rel 50%. Las desigualdades de género y minorías se pueden potenciar, al valorarse más la presencialidad por parte de los empleadores, que ven demasiado teletrabajo malo por la productividad y la cultura de empresa. Tendrán que diferenciar entre trabajo solitario y colaborativo; y luchar para retener el talento. Los directivos necesitarán otras habilidades, como el uso de herramientas digitales. Las leyes evolucionarán reconociendo y protegiendo el teletrabajo. La gente se está planteando cuestiones profundas respecto a donde vivir. El trabajo en remoto permite vivir en dos horas en casas más grandes y con menos hipoteca. Además muchas ciudades han visto creceré la inseguridad, las ocupaciones y el aumento impositivo. La diferenciación entre trabajos presenciales y digitales aumentará las diferencias laborales. Los trabajadores pueden adquirir más poder, el que también es inflacionari. Esta tendencia puede afectar los precios inmobiliarios, pero más lo puede hacer las obligaciones de descarbonización.

Regulación de las crypto

La tecnología blockchain permite una explosión de innovaciones en el mundo financiero, y mucho más allá; veremos cómo las ven los reguladores.

La ‘techlash’

La caída de las tecnológicas china es una muestra de la competición antitrust de los gobernantes, que acabará dejando visible qué países o regiones desarrollan el mejor marco competitivo. Pero también es una muestra de los planes para orientar la estrategia china para hacerse con la cuota más grande de mercado, especialmente en el alta tecnología. Xina al 2020 fue el mayor inversor mundial. Las tendencias a la industria del chips continuarán, y tienen un trasfondo geopolítico anterior. Los países incentivarán la producción local de chips, dejando quizás de prestar atención en las nuevas tecnologías sustitutivas.

Los viajes.

Serán más sencillos que el 2021, pero las restricciones continuarán.

La carrera espacial y el metavers

El número de viajes espaciales particulares superará el de los estados. Pero la siguiente carrera es la de llevar a la gente más allá de la realidad. El cambio de nombre de Facebook ha llamado la atención sobre la realidad alternativa digital conocida como metaverso. Las investigaciones en Google al respecto se han disparado. No está claro qué plutócratas dominarán este mundo.

Las nuevas tecnologías

La astronómica rapidez con la cual se ha desarrollado la vacuna sobre una tecnología mRNA iniciada en los 70 nos recuerda la necesidad de prestar atención en las tecnologías emergentes: la geoingeniería solar, las bombas de calor, la energía de hidrógeno, la captura directa de CO₂, los cultivos verticales, los barcos portacontenedores con velas, la realidad virtual, las vacunas contra el sida y la malaria, la impresión 3D de órganos para implantes y de casas, los taxis voladores eléctricos, el turismo espacial, los drones de última milla, la tecnología del sueño, la nutrición personalizada, el metaverso, la computación cuántica, los influencers virtuales, las interfases cerebrales y la carne y pez artificiales.

¿Cómo puede afectar todo esto a nuestro negocio? No preverlo sería una negligencia. La nueva normalidad es que la predecible impredictibilidad no se va. El deseo de volver a un mundo más predecible y estable es nostálgico. Es mejor encontrar oportunidades en la nueva situación. Muchas de las instituciones y actitudes dejarán de ser válidas. Las nuevas generaciones e las familias empresarias pueden ser de ayuda.

Para finalizar, recordar que cómo dicen los hombres del campo «mañana hará bueno si no llueve». ¡Feliz y saludable 2022!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.